Vidal y Aníbal se «pelearon» el vivo de la TV y Solá afirmó que «está difícil que el chancho vuele»

Los candidatos de Cambiemos y del FPV llegaron en simultáneo a votar; más tarde, el del Frente Renovador.

vidal-anibal-votacion

Como si hubiesen cronometrado sus relojes, los dos principales candidatos a la gobernación de Buenos Aires concurrieron, casi en simultáneo, a votar cada uno a su mesa. Así, María Eugenia Vidal (Cambiemos) y Aníbal Fernández (Frente Para la Victoria) «compitieron» por el vivo de la TV. Poco más de dos horas después, fue el turno del tercero en discordia, Felipe Solá (Frente Renovador).

Vidal, con facturas

A las 09:24, apareció María Eugenia Vidal, acompañada de su marido, Ramiro Tagliaferro, candidato a intendente de Morón. La candidata saludó con beso a las 5 autoridades de mesa y les entregó una bolsa con facturas.
«Él me acompañó a mí, ahora yo lo acompaño a él. Empezamos bien, la gente está votando con tranquilidad. Tengo esperanza y confianza», señaló.

Entre risas, comentó la intimidad de una familia con un candidato a intendente y una candidata a gobernadora. «En la cocina mando yo», se rió primero y luego especificó que en las cosas de la casa deciden juntos. Para finalizar, dijo: «Ojalá hoy nuestros sueños se hagan realidad».

«Mañana estaré muy contento», dijo Aníbal

A las 09:25, Vidal entraba al cuarto oscuro de la mesa 643. Salió 09:26 y cuando todavía estaba firmando llegó Aníbal Fernández, su principal contendiente, a votar a una escuela de Quilmes. Al salir del cuarto oscuro, el candidato a gobernador por el Frente para la Victoria defendió el sistema de votación con boletas y remarcó que los comicios se llevan adelante con tranquilidad.

«Este es el momento político más importante de mi vida. Este era un sueño largamente buscado. Estoy a la expectativa de que las cosas se hagan bien y que me den la oportunidad de gobernar. A lo largo de hoy, esperamos con nuestro equipo estar atentos a todo lo que suceda. Si los resultados son los que espero, mañana estaré muy contento. Esta medianoche, tendremos todo resuelto», dijo Fernández, acompañado por su esposa, tras emitir su voto. A esa misma hora entró Massa a la escuela en la que votó, en Tigre.

Solá, tranquilo en General Rodríguez

A las 11.40, el candidato del Frente Renovador, Felipe Solá llegó a la Escuela EP N°14, en la mesa 169 de General Rodríguez. «El DNI es nuevo, yo no. No muestro el número porque es muy bajo», dijo Solá, que estuvo alrededor de 30 minutos haciendo fila.

38 segundos tardó Solá, vestido con camisa y suéter azul, en salir del cuarto oscuro. Al colocar el sobre en la urna, posó para las fotos y broméo con las autoridades de mesa.

«Espero que venga mucha gente a votar y que no haya ningún problema. Esperamos que no haya ningún problema y se haga lo que se dijo, que es contar primero los votos a presidente y se le pueda decir rápido lo más importante para la gente, que es si habrá o no ballotage».
«Hay que cambiar de boleta. Esta es una elección muy vigilada, por lo que ha ocurrido anteiormente, y eso es muy bueno», señaló y, como Scioli y Macri antes que él, fue consultado sobre la semifinal que disputarán hoy los Pumas. «Se ha tomado el ejemplo de los Pumas y no está mal. No jugué al rugby -me gusta más el fútbol- pero me gusta el juego y su estrategia. Los argentinos tienen el mismo patriotismo que los Pumas. No se trata de hacer pedagogía de los Pumas»

«Me bajé en marzo y reaparecí como el ave fénix», dijo el candidato sobre su campaña, a quien, cuando le preguntaron qué elección tiene más peso, si la de la gobernación por Buenos Aires o la nacional, por la Presidencia, no dudó: «La nacional», aseguró.

Y cuando los periodistas presentes le pidieron una frase campera para resumir la jornada electoral, dejó una enigmática frase: «Está difícil que el chancho vuele».

La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.