CEF NOTICIAS
Interés General

Se cumplen veinte meses prófugo del “gordo del mortero”

A veinte meses desde que fotógrafos y camarógrafos lo hicieran célebre por atacar a la Policía disparando una bengala con una suerte de mortero improvisado en medio de una manifestación en la Plaza Congreso contra la reforma previsional, la Justicia sigue sin indicios del paradero de Sebastián Rodrigo Romero, prófugo desde el 18 diciembre de 2017.

El mes pasado, la Policía Federal difundió por redes sociales un identikit del militante de izquierda caracterizado con distintas apariencias: con barba candado, con lentes de sol, con gorra, pelado, sin barba, con menos pelo, sin trenzas. Para las autoridades policiales esos son los posibles rostros que puede haber adoptado Romero, quien en estos meses no dio más indicio que una carta publicada en Twitter pidiendo la destitución de Mauricio Macri.

Romero se hizo famoso cuando fue filmado disparando con una bazuca casera a la Policía y ese video se viralizó. Desde febrero de 2018 tiene pedido de captura internacional y la recompensa para quien pueda aportar datos certeros para encontrarlo asciende a un millón de pesos. A pesar de eso, el Gobierno y la Justicia no tienen idea de dónde podría encontrarse.

Las caracterizaciones con su posible apariencia fueron elaboradas por el gabinete de Arte Forense de la Policía Federal (PFA) como alternativa para obtener mejores resultados en la búsqueda. Efectivos de esa fuerza explicaron que “el identikit modificado se generó a partir de la última fotografía que se obtuvo del militante, a través de distintos programas de edición de imágenes o filtros”.

En la causa que investiga el juez Rodolfo Canicoba Corral, los militantes del Partido Obrero César Arakaki y Dimas Fernando Ponce, y el policía Dante Barisone están acusados por los incidentes y esperan el juicio en libertad. En el caso de Romero la situación sería diferente. Si lo encuentran, es probable que quede detenido hasta el juicio, por riesgo de fuga.

En marzo de 2018, a través de una carta publicada en la red social Twitter, Romero se definió como perseguido político y expresó: “Tenemos que sacar a Macri como sacamos a De La Rúa en el 2001”.

El tratamiento de la reforma previsional en el Congreso y la violenta protesta en los alrededores del palacio legislativo ocurrieron apenas dos meses después de que los candidatos de Mauricio Macri se impusieran de forma contundente en la elección de medio término del mandato presidencial. La inestabilidad política que generó ese episodio fue, según muchos analistas, la chispa que empezó a debilitar a Cambiemos, que hizo explosión en abril de 2018, con la primera devaluación.

NOTICIAS RELACIONADAS

CEF Noticias | Macri y Larreta inauguraron dos estaciones de la linea H

CEF NOTICIAS

Caniggia reclamó una pericia psiquiátrica para Mariana Nannis.

CEF NOTICIAS

Se vienen los billetes de $2.000 y $5.000 ?

CEF NOTICIAS