Scorsese planea su retiro del cine.

El realizador neoyorquino Martin Scorsese, que estrenó hace pocas semanas en algunos cines y en la plataforma de Netflix la cinta épica de gángsters “El irlandés”, afirmó que quizás “sea la última película que haga”.

“No sé cuántas más podré hacer”, dijo el director en declaraciones al periódico The Guardian reproducidas por la agencia DPA, en referencia a un mercado cinematográfico que hace cada vez más difícil el cine de autor y que privilegia los grandes “blockbusters”.

“Los cines están dominados por películas de superhéroes”, apuntó, en la misma línea de sus propias declaraciones acerca de Marvel y el estado de la industria, que en el último mes despertaron tanto fuertes críticas como apoyo de figuras de la talla de Francis Ford Coppola.

“Me parece bien si quieres ver estas películas (de superhéroes). Mi problema es que no hay espacio para otro tipo de obras”, explicó esta vez, más conciliador, y añadió: “No sé cuántas más podré hacer, así que quizá ésta es la última película que haré”.

El autor de filmes como “Taxi Driver”, “Toro salvaje”, “Buenos muchachos” y “Casino”, entre muchas otras, se quejó más que del cine “pochoclero” en sí del poco espacio que este deja para la difusión de otras propuestas.

“En salas con doce pantallas, once están ocupadas por películas con superhéroes. Está bien si te gustan los superhéroes, pero, ¿de verdad necesitas once salas? Es imposible para películas como ‘Lady Bird’, que no necesita ser muy comercial pero es modesta y genuina, y termina encontrando un gran público. Que una película sea comercial no significa que no pueda ser arte”, señaló.

Prueba de ello es justamente «El irlandés», que alcanza un público global a través de la plataforma de streaming y que en la temporada de premios que se inaugura el próximo 5 de enero con los Globo de Oro acumulará, con seguridad, numerosos reconocimientos.

Pese a las palabras en las que parece dudar de qué camino seguirá su carrera, a sus 77 años Scorsese tiene al menos un proyecto más en preproducción que, de no mediar ninguna sorpresa, sí verá la luz.

Se trata de “Killers of the Flower Moon”, cinta con sus dos actores fetiche, Robert De Niro y Leonardo DiCaprio, que tiene pautado el comienzo de rodaje para marzo.