Juró la Jueza que reemplaza a Oyarbide

La jueza María Eugenia Capuchetti, quedó hoy a cargo del Juzgado del ex Juez Oyarbide, la histórica secretaria del juzgado federal 5, fue recibiendo a los que se iban acercando. En el estrado estaban Irurzun y sus colegas de la Cámara Federal Leopoldo Bruglia, Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi. De la Cámara Federal de Casación Penal también asistieron Carlos Mahiques, Mariano Borinsky, Eduardo Riggi, Daniel Petrone, Diego Barroetaveña y Javier Carbajo.

De traje blanco, Anita Capuchetti se apuró a decir: «Sí, juro», apenas el presidente de la Cámara Federal, Martín Irurzun, leyó la fórmula prevista tras la lectura del decreto oficial de su designación. De inmediato, estallaron los aplausos y la protagonista de la ceremonia saludó primero a Irurzun, luego a los que estaban en el palco y después a los que, entre el público, habían ido a celebrar su nombramiento y sacaban fotos con sus celulares.

En nombre del Gobierno estuvieron presentes el ministro de Seguridad de la provincia, Cristian Ritondo, y el procurador bonaerense Julio Conte Grand. Además, por parte del Consejo de la Magistratura participaron el presidente Ricardo Recondo y el subsecretario de Asuntos Penitenciarios Juan Bautista Mahiques.

Entre el público dijeron presente los jueces Sebastián Casanello, Daniel Rafecas, Julián Ercolini, Sebastián Ramos, Rodolfo Canicoba Corral, Ariel Lijo y Marcelo Martínez de Giorgi. Sin embargo, el que tuvo un lugar protagónico fue Sergio Torres porque Capuchetti fue secretaria de su juzgado en su paso por Comodoro Py. Precisamente, muchos de los empleados que aún trabajan en ese juzgado pedían permiso para poder saludarla. Algunos fiscales también asistieron a la ceremonia: Carlos Stornelli, Gerardo Pollicita, Eduardo Taiano, Franco Picardi y Alejandra Mángano.

Capuchetti será la segunda magistrada del fuero de primera instancia de los tribunales de Retiro. Ocupará ese lugar junto a María Servini, histórica magistrada que no solo está al frente del juzgado federal 1 sino que es la jueza electoral de la Capital Federal.

Hija del histórico jefe de Seguridad de la AFA, Capuchetti, de 46 años, trabajó durante dos décadas en los tribunales federales de Comodoro Py antes de pasar al Ministerio Público porteño. Aprobada en el Senado con el voto de Cambiemos y el peronismo alternativo, Capuchetti logró ser seleccionada en la terna que obtuvo los puntajes más altos del concurso de la Magistratura luego de conseguir el pulgar arriba de Angelici. El presidente de Boca Juniors había tenido un rol importante en la salida de Oyarbide, en el 2016.

Desde entonces, el juzgado federal 5 estuvo en manos del juez Marcelo Martínez De Giorgi, y en los últimos meses de su colega Ariel Lijo. El Gobierno, a través de la Unidad de Información Financiera, pidió la reapertura de la causa de enriquecimiento ilícito que había cerrado Oyarbide en un tiempo récord y en donde se denunciaba el incremento patrimonial del matrimonio santacruceño de más de 158 por ciento solo en 2008.

Las declaraciones de Víctor Manzanares, el ex contador de los Kirchner arrepentido en uno de los capítulos de la causa de los cuadernos, vinieron a redoblar ese planteo. Es que Manzanares contó que habría ido a una reunión con el juez para acordar la pericia que terminaría siendo sustancial en el fallo de Oyarbide para dictar su sobreseimiento. Por eso, la Corte Suprema también apartó a la perito oficial.

La UIF reclamó que se aplique el criterio de «cosa juzgada írrita», una manera de revocar un fallo que ya está firme por entender que se dictó de una manera fraudulenta. Ahora, entre las otras causas, Capuchetti tendrá que dar respuesta a ese planteo, una resolución que concita la atención de los tribunales y del escenario político.