En el caso del jefe de Estado, se investigarán las amenazas de explosivos en su domicilio particular y en Casa Rosada así como los piedrazos a su auto en Mar del Plata.

«Si bien cada uno de estos acontecimientos —cuya dilucidación se encuentra a cargo de distintos magistrados de los sistemas de administración de justicia bonaerense y federal— contemplados de manera individual ya reviste gravedad, su entidad se exacerba si fueran parte de un misma maniobra ilícita orientada a socavar el normal desempeño de las instituciones democráticas», explicó Gils Carbó.

El punto de partida serán los expedientes abiertos en Mar del Plata  y La Plata, pero podrían intervenir en cualquier otra causa abierta que esté relacionada.