Denuncian que pacientes de neuropsiquiátrico son golpeados, atados y duermen en el piso

Una ex empleada denunció las atrocidades que hacen con los internados.

maltrato_neuropsiquiatrico

Una profesional del Instituto del Diagnóstico de las Enfermedades Nerviosas (IDEN) denunció los terribles maltratos físicos y verbales hacia los pacientes del Instituto ubicado en calle 11 entre 43 y 44 de La Plata, aseguró que los internos son atados de pies y manos, durmiendo en el piso, y en pésimo estado de salud.

En 2014 una enfermera había denunciado a Agencia NOVA que en el lugar golpeaban y maltrataban a los pacientes como si fueran animales: “Sería muy importante que los familiares sepan esta realidad; dos abuelos tenían escaras de la cual salían gusanos”. Ahora otra ex enfermera confirmó el miedo que impera en el Instituto.

“Piñeiro tenía una forma de hablar que convencía a cualquiera, por eso los familiares nunca sospechaban nada. Siempre se encargaba de tapar todo”, afirmó la mujer que trabajó durante doce años bajo las órdenes del psiquiatra Jorge Piñeiro, director del lugar.

Asimismo, detalló que si los pacientes se revelaban contra la autoridad, terminaban castigados. “Era como un Dios. Su palabra era la única que importaba. Tampoco quería que nosotros estuviéramos protegidos por un sindicato. Siempre nos amenazaba con la suspensión”, explicó al respecto.

Además, la ex empleada denunció que el director falsificaba los certificados de defunción de los pacientes. “Si alguien fallecía a la tarde anotaba que había sido por la madrugada o muy temprano por la mañana”, ejemplificó y agregó que el profesional se “divertía” pegándole a una paciente y acusando a otra para que luego se pelearan entre ellas.

“Una vez levantó a un difunto, lo sentó en una silla de ruedas, le puso un manta en la cabeza y lo llevó al comedor para demostrarle a sus compañeros que estaba vivo”, detalló a la agencia.

Luego, añadió que el psiquiatra tenía dos perros que rondaban por la Clínica y orinaban a los pacientes que dormían en el piso: “Yo sabía lo que pasaba dentro de esas cuatro paredes pero necesitaba trabajar; tenía que darle de comer a mis hijos. Aguanté mucho por necesidad”.

Tras las denuncias efectuadas por la ex empleada y las irregularidades constadas por la inspectora, la obra social PAMI retiró a los afiliados que estaban internados en el lugar. Sin embargo, IDEN continúa funcionando con normalidad y brindando atención psiquiátrica, según detalló la agencia periodística NOVA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.