CEF NOTICIAS
Literatura

“Claraboya”, una novela inédita de los años ’50 que preanuncia el universo de José Saramago

jose-saramago

En 1953, el premio Nobel de Literatura 1998 -por entonces un joven de apenas 30 años apasionado por la literatura- llevó esta novela a una editorial portuguesa con la esperanza de que se la publicaran: la obra contaba la vida de varias familias en un edificio de Lisboa en el que se mostraban sus frustraciones, ilusiones, miedos, alegrías y tristezas bajo la dictadura de Oliveira Salazar.

Al parecer, la obra revestía interés y estaba bien escrita -Saramago había dedicado muchos años en depurar su estructura-, pero la editorial no sólo decidió no publicarla sino que ni si quiera le dio una respuesta al escritor, quien se llevó una gran decepción y no volvió escribir durante un lapso de veinte años.

“Era un libro duro para la época. No porque fuera político, que no lo era, sino porque la familia, ese pilar de la sociedad, aparecía como un nido de víboras. Hay rencor, amores lésbicos, una mantenida… ¿Eso lo podía soportar la sociedad portuguesa de los 50?”, explicó la viuda del escritor, Pilar del Río, durante la presentación de la obra en Madrid.

En 1989, una editorial se comunicó con el autor de “El Evangelio según Jesucristo” para comunicarle que estaban interesados en la publicación de la obra, cuyo manuscrito habían hallado en una mudanza, pero ahí fue el propio Saramago quien desistió de que su novela fuera difundida.

“Claraboya”, recién editada por el sello Alfaguara, ofrece una escritura ligeramente convencional, sin los artificios literarios ni la puntuación que se convirtieron en las marcas distintivas de la narrativa de Saramago, aunque en la novela ya se perfila el universo del autor.

La obra está dedicada a la memoria de su abuelo Jerónimo Hilario, “la persona más sabia” que el escritor conoció en vida, a pesar de que no sabía leer ni escribir, como relató en el discurso que ofreció cuando fue distinguido con el Nobel de Literatura.

El libro narra el devenir de seis familias humildes que viven hacia 1952 en una vecindad, y cuyos miembros se ven envueltos en un enredo, que le sirve al autor de “Todos los nombres” para describir lateralmente el régimen dictatorial de Antonio de Oliveira Salazar en los años 40.

“Claraboya” es una novela atravesada por la música, especialmente por la del alemán Ludwig van Beethoven: incluso en uno de los tramos se cuenta que uno de los personajes femeninos ha visto una máscara del músico que la impactó, una vivencia que en realidad corresponde al propio Saramago, que en su juventud visitó la casa natal del compositor.

El escritor dedicó muchos años a esta novela, para la que trabajó metódicamente, como demuestra el cuaderno de notas que se difundió en la presentación de la obra, junto al primer original manuscrito, otro mecanografiado y lleno de correcciones del propio escritor.

¿Por qué la novela se publica recién ahora y sin el consentimiento explícito de su creador?

“Saramago dejó dicho por escrito y en múltiples conversaciones que no quería ver publicada la novela mientras él estuviera vivo, pero cuando él ya no estuviera, quien le continuara que tomara la decisión que creyera conveniente. Es evidente que acabó la novela y la entregó a una editorial, si él hubiera querido que no se publicara, lo único que tendría que haber hecho es quemarla”, aseguró su viuda en una entrevista reciente.

Aunque no es una novela política, el texto no hace concesiones a lo que convendría o no publicar en un país gobernado por una dictadura que duró desde 1932 a 1968 y es evidente que al autor no le interesa modificar el argumento para llegar a una mayor cantidad de lectores.

Las razones para publicar el texto van más allá del obvio interés por una novela inédita de un premio Nobel ya fallecido: están relacionadas con una galería de personajes que se vuelven entrañables una vez que se conocen íntimamente y se aprende a entender sus razones.

Según anunció Del Río, aún queda por publicar del escritor “Albardas”, libro sobre el tráfico de armas que estaba escribiendo cuando murió, y del que sólo hay escrito medio centenar de páginas, además de la publicación en castellano de la dramaturgia del escritor y de otra novela temprana, “Tierra de pecado”.

Fuente TELAM

NOTICIAS RELACIONADAS

Treinta años sin Jorge Luis Borges

CEF NOTICIAS

Murió el poeta José María Castiñeira de Dios

CEF NOTICIAS

PAPELÓN: El gobierno de la Ciudad quiso homenajear a Borges con una frase que no es suya

CEF NOTICIAS

Deja un comentario