CEF Noticias | Roberto Perfumo «el Mariscal» que dejó su huella en el futbol

Fue jugador, técnico y comentarista de fútbol un tipo querido por todos que deja en la historia del futbol su impronta y su sabiduría.

murio-roberto-perfumo

Roberto Perfumo es considerado por muchos como uno de los mejores zagueros que alguna vez jugaron en el fútbol argentino. Falleció hoy a los 73 años producto de un ACV. Dejó su huella tanto en Racing, donde integró uno de los mejores equipos de la historia, como en Cruzeiro y en River. Brilló en la selección Argentina, donde fue capitán, jugó dos Mundiales y sufrió uno de los golpes más duros de su carrera (no llegar a la Copa del Mundo de México 1970). Pero el fútbol le dio satisfacciones afuera de la cancha también: fue entrenador y se destacó como comentarista de televisión en Fútbol Para Todos, tarea en la que se desempeñaba actualmente.

Perfumo nació el 3 de octubre de 1942. Su carrera fue en constante ascenso. De joven, compartió equipo con Julio Grondona. Alguna vez contó que el ex presidente de la AFA era el enganche de un equipo en el que él jugaba como lateral derecho. Perfumo eligió hacer las inferiores en River, pero allí se quedó libre. Desembarcó en Racing, el club que lo marcó a fuego.

Debutó en 1961 en la Academia a los 18 años. Al principio como volante, pero lo mejor suyo se vio en el fondo de la cancha, el lugar en el que lo colocó Juan José Pizzuti, a quien cuestionó por esa decisión. «Vas a jugar ahí, la vas a romper y vas a ver que llegás al Mundial», fue la frase que, según Perfumo, le dijo el entrenador. Rápidamente se convirtió en un emblema por su juego elegante y aguerrido. «Si jugara hoy, no sé cuántos partidos terminaría», reconoció alguna vez por su estilo.
Pasó casi diez años en Avellaneda, donde fue sucesivamente campeón local y ganó la Copa Libertadores 1967 y la Intercontinental del mismo año, con aquel gol del Chango Cárdenas ante Celtic. «El mejor equipo que integré fue el Racing de José. Su principal virtud era el coraje, una cosa fabricada y mantenida por Pizzuti. ¿Cómo lo hacía? Nos cagaba a pedos a todos. Era garrote, garrote y garrote», contó tiempo atrás.

Su carrera tomó un giro cuando viajó a Brasil para defender los colores de Cruzeiro. En cinco años consiguió cuatro títulos, para volver a la Argentina en 1975 y terminar su carrera en River, en 1978, a los 36 años.

A River arribó luego de pasarse varios meses sin jugar. Reconoció que pensó que ese era «el final de su carrera», sin embargo el entrenador Angel Labruna lo convenció de seguir. «El fútbol viene solito», le dijo. Vaya si así fue: Perfumo integró aquel equipo que logró poner fin a una racha negra en su historia. Fue campeón luego de 18 años, en el Metropolitano de 1975. Pero no fue la única vuelta olímpica que dio con el millonario: consiguió dos más.
De aquellos años, recordó en varias entrevistas una anécdota del superclásico. El 18 de abril de 1976 le marcó un gol de tiro libre a Boca. Luego se fue expulsado. «Esa tarjeta sirvió para recibir la ovación de toda la gente. Yo estaba afuera, íbamos ganando y veo que uno de River se va mano a mano… yo deseaba que la tire afuera, quería que ganáramos con un gol mío. Ahora la historia dice que fue 1-0 a Boca con un tanto de Perfumo», señaló.

En paralelo, fue un referente de la selección Argentina. Jugó en total 37 partidos con la celeste y blanca, donde llevó la cinta de capitán. Allí sufrió uno de los momentos más dolorosos de su carrera: no clasificar al Mundial de México 1970. Integró los planteles que disputaron Inglaterra 1966 y Alemania 1974 con la selección. «Fue una etapa muy mala, muy dura, principalmente porque no era la prioridad. Los clubes no daban a los jugadores, los seleccionadores no sabían por cuánto tiempo estarían en el cargo. Una desorganización tremenda», analizó el Mariscal hace algún tiempo.

Tras retirarse en 1978, comenzó su carrera como DT tres años después. Dirigió a Sarmiento de Junín, Racing, Olimpia de Paraguay y Gimnasia. Con el Lobo conquistó aquella Copa Centenario de 1993, en honor a los 100 años de AFA.

Pero el fútbol fue su vida y siempre estuvo ligado a él. Cuando en 2009 comenzó el programa Fútbol Para Todos, el Mariscal Perfumo fue uno de los comentaristas de las transmisiones de cada fin de semana, labor que desempeñó hasta el último fin de semana. Incluso, estaba designado para cubrir San Martín de San Juan contra Tigre el sábado. Dejó una huella imborrable en la historia del fútbol de nuestro país, reconocido por todos, sin dudas que fue el símbolo de una época.

Fuente: Canchallena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.