CEF Noticias | Crísis política en Brasil: «Si Brasil estornuda nosotros tenemos neumonía»

Lo dijo la canciller Malcorra en relación a la crisis política que vive el país vecino y a raíz de la reciente detención del ex presidente Lula Da Silva.

malcorra-macri

El pronunciamiento público a favor de una resolución institucional y pronta de la situación política creada en Brasil por la detención temporaria del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, constituyó la esencia de la reacción del Gobierno argentino.

La posición que manifestó ayer la canciller, Susana Malcorra, contrastó, sin embargo, con el silencio que hasta en la intimidad conservó el presidente Mauricio Macri, quien, según dijo a este diario una fuente cercana al jefe de Estado, no conversó siquiera con la titular del Palacio San Martín sobre la situación en Brasil.

“Para el Presidente es un tema estrictamente local, un tema interno de Brasil”, agregó esa fuente para justificar la posición de abstinencia respecto del arresto y comparecencia judicial de Lula. Es más, anticipó que tampoco habrá comentario alguno en los próximos días, en una actitud contrastante con la de otros presidentes de la región.

Ayer mismo, los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Bolivia, Evo Morales, políticamente identificados con Lula, salieron a condenar el arresto como parte de un supuesto intento de “golpe” contra el gobierno de Dilma Rousseff.

Así las cosas, la posición argentina quedó circunscripta a las declaraciones periodísticas que hizo Malcorra en dos ocasiones, primero a la radio Vorterix y luego al canal de noticias TN.

Sorprendida por la noticia tempranera a la mañana, la canciller pareció limitarse a comentarios formales, aunque en algún momento dijo que “me cuesta creer que una persona de la trayectoria de Lula pueda estar involucrado, aunque hay que ser respetuosos de la justicia brasileña”. En ese sentido, insistió en que el gobierno argentino espera que la situación “se resuelva dentro de los cauces de la ley y lo antes posible”.

La expresión de deseo tiene que ver con la “compleja situación política y económica que nos afecta” a partir de la condición de Brasil de primer socio comercial de Argentina, con el que se realiza 40 por ciento del intercambio internacional. “Siempre digo que si Brasil estornuda, nosotros tenemos una neumonía, por la vinculación tan fuerte y la interdependencia”, dijo Malcorra.

“Una situación de tensión política como la que se genera no ayuda a la resolución de algunas complejidades económicas que está encontrando Brasil”, apuntó, en alusión a la crisis económica en que está Brasil después de una década de crecimientos con gobiernos del PT de Lula.

Brusca caída económica

Durante 2015, el Producto Bruto Interno (PBI) cayó 3,8% respecto de 2014, el peor comportamiento desde hace veinte años, según datos oficiales, con un pronóstico para 2016 de una caída en torno a 4%. La baja también afectó el empleo: se perdieron 1,5 millones de puestos en 2015.

Desde su primer encuentro en Brasilia, siendo aún Presidente electo, Macri había encontrado en Rousseff un imprevisto interlocutor regional (“tienen relaciones excelentes”, dijo ayer Malcorra), junto al uruguayo Tabaré Vázquez. Ese acuerdo le permitió a Macri avanzar durante este primer semestre en el que Argentina preside temporariamente el Mercosur hacia un futuro acuerdo de libre comercio con la Unión Europea (UE), frenado por el gobierno de Cristina Fernández.

“Hubo un intercambio de ofertas iniciales (con la UE), para luego negociar detalles”, que a juicio de Malcorra, no tendrían que verse afectadas por la crisis política porque “la oferta fue consultada ampliamente en Brasil”. Aun así, insistió en “una resolución buena y lo antes posible”.

Por otra parte, el bloque del Frente para la Victoria en el parlamento del Mercosur (Parlasur) manifestó su “más profunda preocupación y rechazo a la persecución que está sufriendo el ex presidente del Brasil, Lula da Silva”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.