CEF NOTICIAS
Sociedad

Cada vez que pasa igual, sucede lo mismo. Por Graciela ” la tana” Varenna

En nuestra sociedad el responsable de todo mal es el otro.

Tenemos la mirada acusadora puesta ahí, en la vereda de enfrente o al lado. No son necesarios los nombres propios, con pronombres peyorativos nos alcanza.

Históricamente la conducta argentina se ha ido perfeccionando en este sentido, ego maniaco y casi jodeputesco a la hora de nuestros propios errores, el recurso infantil “Srta., Srta. el también lo hizo” pretende atenuar la falta. Y lo logra.

Si hay personas extraordinariamente capaces, somo los argentinos somo. (Bien tinguitella) Porque cuando nos proponemos, señores; logramos ser científicos en un año y un mes. y/o economistas, expertos en seguridad, salud etc. con un máster en invertir la carga de la prueba

Inaudita parte y siempre lo hacemos mejor que quienes lo hacen, pero no hacemos. Y esos que lo hacen no tienen nuestros votos.

Toda responsabilidad puesta en manos nuestras como ciudadanos no prospero ni lo hará, porque no tenemos la voluntad personal de hacerlo.

Idiotas y rebeldes, combatimos por una libertad, tan libre que combate y, como no podía ser de otra manera; desenfundamos los derechos humanos, en una suerte de gatillo fácil, sin un solo argumento, y ojolata que si no alcanza revoleamos con la constitución de la que solo conocemos el preámbulo y capaz no, pero, en esto de asociar libremente le tiramo con el barrio y la estación del Roca.

La auto responsabilidad necesaria en el marco pandémico que nos dio vuelta la vida; lo cotidiano y la esperanza que nos prohibió invisiblemente el afecto.

Nunca fue una práctica argentina, no lo será. No tenemos ganas.

Algún loco suelto hace pirotecnia con la empatía, un ratito y se desvanece como burbuja de champagne barato.

No es un tema de conciencia.

No queremos otra situación que la que transitamos. Queremos y nos esforzamos para lograr una segunda, tercera y quien sabe cuántas olas, de este inmundo virus, como surfers de competición, sin tabla.

Y como le es propio a todo genio, no sabemos ni cuando es nunca pero allá vamos repitiendo en el camino a la misma nada, relatos conspirativos; y retornamos al principio, esta vez con apodos: la culpa es del Gato, de la Yegua, de Albertitere.

Ha porque y que lo sepan: el respeto institucional y a las envestiduras son vintange. No sirven ni pa decorar.

Somo argentino somo tamos de vuelta de todo “¡Sí señó!”

 Don Presidente enciérrenos, capaz nos reseteamos.

A usted no le toco bailar con la más fea. A usted Sr Fernández le tocamos los argentinos.

La [email protected] Varenna Para CEF Noticias.

NOTICIAS RELACIONADAS

“El mejor alfajor del mundo” es marplatense

CEF NOTICIAS

La Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires detectó “incumplimientos” en los paradores porteños.

CEF NOTICIAS

Agrupaciones anti aborto se protestaron frente a la Quinta de Olivos

CEF NOTICIAS

Deja un comentario