Bolsonaro firma decreto para facilitar posesión de armas en Brasil

El mandatario firmó el decreto en una ceremonia en la que estuvo rodeado por legisladores simpatizantes, y que aplaudieron y fingieron disparar pistolas con sus manos, lo hizo en una ceremonia en la que estuvo rodeado por legisladores simpatizantes, y que aplaudieron y fingieron disparar pistolas con sus manos.

El decreto abre la puerta de Brasil a las armas de fuego y municiones fabricadas en el extranjero, según indica el documento. Los propietarios de armas ahora podrán comprar entre mil y mil 500 rondas de municiones al año, dependiendo de su licencia, un incremento respecto a las 50 que se permiten en la actualidad.

Los miembros militares de menor rango podrán portar armas después de 10 años en servicio.

Para poseer un arma en Brasil, los ciudadanos deberán aprobar una serie de requisitos, incluida una revisión psicológica y un curso de seguridad.

El pasado 15 de enero, Bolsonaro firmó un decreto para facilitar temporalmente la compra de armas por parte de civiles, un primer paso en una promesa de campaña para cambiar las estrictas regulaciones que esencialmente han prohibido que los civiles porten armas.

El ultraderechista Bolsonaro forjó su llegada al poder con un discurso que hacía hincapié en la importancia de la seguridad pública, un mensaje que resonó entre los votantes de Brasil, donde en 2017 se registró un récord de 64 mil asesinatos, más que en cualquier otro país. De esos crímenes, 43 mil fueron cometidos con armas de fuego.

El capitán retirado del Ejército ha dicho que quiere revertir una ley de 2003 que prohíbe a los civiles comprar armas, con el argumento de que los brasileños tienen el derecho a defenderse de los criminales.