Argentina con la fronteras cerradas, sin cines, teatros, fútbol y licencia para personas en riesgo.

El nuevo coronavirus (COVID-19) dejó a Argentina sin cines, teatros, recitales ni clases. El presidente Alberto Fernández llevó a cabo este domingo una conferencia de prensa en la que anunció el cierre de las fronteras y la suspensión de las clases en todos los niveles educativos hasta fin de mes, para evitar la propagación de la enfermedad.

Además, el jefe de Estado informó que, por lo menos hasta el próximo mes, no se podrá desarrollar «ningún espectáculo, ningún tipo de teatro, cine, espectáculos deportivos, espectáculos musicales que signifiquen un nucleamiento de gente, un número importante de gente que se nuclee en esos encuentros, tratando de evitar que en la multitud el virus se disemine».

Estas son las medidas anunciadas por el gobierno: Suspensión de las clases en jardines, escuelas primarias y secundarias. Las universidades, al ser autónomas, deben decidirlo por sí mismas. Las escuelas seguirán abiertas para otras actividades, por ejemplo, para darle de comer a los chicos en el caso de aquellas que tienen comedores y merenderos.  

Se cerrarán las fronteras terrestres con los países limítrofes. Quienes quieran salir podrán hacerlo. Quienes quieran entrar sólo podrán hacerlo si son nativos o residentes.   

Se emitirá licencia de trabajo para los mayores de 60 años, un sector de la población considerado de riesgo. También se dará la posibilidad de que los menores de 65 años hagan home office siempre que su tarea así lo permita, y se buscará la reducción al máximo de eventos sociales y deportivos.   

No se descarta una cuarentena más generalizada. Pero por ahora no habrá restricción total de la circulación como ocurre en Europa. 

El presidente dijo que no se descarta el cierre de shoppings, no así “comercios de cercanía”. “La gente necesita seguir yendo a comprar sus cosas. Lo que queremos es evitar aglomeramiento de gente”, dijo. 

Con respecto a partidos de fútbol, el presidente dijo que “se juega a puertas cerradas, no habría inconvenientes”, pero pidió que la transmisión por televisión de los encuentros deje de ser paga y vuelva a ser gratuita. «Me encantaría que en este tiempo le den a los argentinos la posibilidad de verlo no por sistema codificado, sino por tevé abierta. Ya que nos vamos a quedar en casa, para nosotros es un divertimento ver los partidos de fútbol», propuso.