Aplastante triunfo de Schiraretti en Córdoba

El Cordobés se quedó con toda la provincia y recuperó la Intendencia de Cordoba para el peronismo

El gobernador peronista de Córdoba, Juan Schiaretti, logró hoy la reelección con un amplio triunfo en las elecciones provinciales, donde casi dobló en votos a sus dos principales opositores, los radicales Mario Negri y Ramón Mestre, mientras el diputado Martín Llaryora ganó en la ciudad capital y logró que el justicialismo vuelva a administrar el municipio después de una década y media.

Schiaretti derrotó con singular amplitud a Negri y Mestre, aprovechando la ruptura de Cambiemos en la provincial, panorama que se repitió a nivel comunal, especialmente en la ciudad de Córdoba.

Sobre un padrón de casi tres millones de electores habilitados votó el 72 %-, Schiaretti conseguía 54,57 %, mientras Negri ( Córdoba Cambia), quien tenía el apoyo del gobierno nacional, llegaba al 17,66, y tercero quedaba el hasta ahora intendente de Córdoba, Ramón Mestre (h) (UCR), con 11,09 %.

Detrás se ubicaban Aurelio García Elorrio ( Encuentro Vecinal Córdoba), con 3,56 y Liliana Olivero (la izquierda del FIT), con 2,51 %.

Schiaretti habló poco antes de las 23 ante sus seguidores en el bunker que montó su partido en un hotel, donde dedicó el triunfo a José Manuel De la Sota, ex gobernador, ex diputado y ex embajador que se mató en un accidente carretero en septiembre del año pasado. También se refirió a De la Sota el electo intendente capitalino.

El vicegobernador electo, Manuel Calvo, y la legisladora Natalia De la Sota -hija del fallecido dirigente- aparecieron varias veces antes de Schiaretti para ir dando a conocer los resultados en todas las jurisdicciones, en medio de un clima de euforia y con el fondo de la música del cuartetero Juan Carlos «La Mona» Jiménez.

Cuando se llevaba escrutada menos de la mitad de los votos, Negri y Mestre reconocieron el triunfo de Schiaretti.

Negri expresó por Twitter su «reconocimiento a @JSchiaretti porque los cordobeses le han dado hoy su respaldo. Aún con mis diferencias, no voy a desconocer el mensaje de las urnas».