Muerte de Maradona: Con el lapidario informe, todo marcha hacia el “homicidio con dolo eventual”

Actualidad
Compartir en

Por Diego Recchini

El informe de la junta de 22 peritos que determinó que el equipo médico de Diego Armando Maradona fue “temerario” en la atención de sus pluripatologías e “indiferente” ante la posibilidad cierta de su muerte, será el fundamento clave a partir del cual los fiscales agravarán la acusación a un “homicidio con dolo eventual”.

Cuatro fuentes judiciales consultadas por Télam consideraron que las 70 páginas del informe complican la situación de los imputados, en especial la del neurocirujano Leopoldo Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov, quienes tomaban las decisiones sobre la salud de Maradona.

“Las conclusiones de la junta son lapidarias y serán el sostén de la hipótesis del dolo eventual en la que ya se estaba trabajando”, dijo a Télam uno de los investigadores judiciales.

La diferencia radica en que hasta ahora los siete imputados habían sido notificados que se los investigaba por un “homicidio culposo”, delito que prevé una pena excarcelable de 1 a 5 años de prisión, pero el “homicidio simple con dolo eventual” se castiga con prisión de 8 a 25 años, lo que incluso podría derivar en pedidos de detención para algunos de los acusados.

Si bien ya trascendió el viernes, el informe recién se presentará de manera formal el lunes a las 12 en la sede de la Fiscalía General de San Isidro, en la calle Acassuso 476 de esa localidad del norte del conurbano.

El jefe del cuerpo médico de San Isidro, Federico Corasaniti, quien encabezó la autopsia del “10” y actuó como coordinador de la junta, será junto a otros peritos oficiales quien entregará en mano el reporte firmado ante el equipo de fiscales que lleva adelante la investigación.

Allí, además fueron convocadas las partes para que firmen en conformidad o presenten sus disidencias, razón por la cual el viernes se les envió una copia a cada uno de los 11 peritos de parte.

Voceros judiciales anticiparon que la filtración del documento era investigada por los fiscales, quienes sospechan que fue una maniobra de alguna de las defensas para intentar algún planteo, ya que algunos abogados ya anunciaron que analizan pedir su nulidad por haber trascendido antes de su incorporación formal al expediente.

El equipo de investigadores coordinado por el fiscal general de San Isidro John Broyad, e integrado por sus adjuntos Patricio Ferrari y Cosme Iribarren, y por la fiscal de Benavídez, Laura Capra, se tomará un par de semanas para analizar las conclusiones y en base a ellas formular la imputación para los llamados a indagatoria.

Los fiscales no solo tienen prácticamente decidido cambiar la carátula a “homicidio simple con dolo eventual”, sino que además evalúa sumar nuevos imputados del entorno no médico de Maradona.

Los fiscales se preguntan por qué, pese a las alarmas, la complejidad de sus patologías y sabiendo que debía desintoxicarse de su adicción al alcohol, nadie internó a Maradona con los recaudos necesarios y si el rédito económico que generaba tener al “10” bajo la órbita del “aparato Maradona” manejado por el abogado Matías Morla -y del que formaban parte los médicos de cabecera-, tuvo alguna influencia en su desenlace.

Por ello es que Ferrari, Iribarren y Capra –los tres fiscales que firman la causa-, incluso ya pidieron copia y analizan expedientes paralelos como la sucesión de los bienes del exDT de Gimnasia y la causa por presunta “defraudación fraudulenta” iniciada por las hermanas Dalma y Gianinna Maradona contra el abogado Morla por el uso de las marcas vinculadas a su padre como “Maradona”, “La Mano de Dios” y “El 10”.

La junta médica concluyó que Diego Maradona agonizó 12 horas antes de morir a los 60 años el 25 de noviembre de 2020, que “no estaba en pleno uso de sus facultades mentales”, que el operativo montado en la casa de del barrio San Andrés de Tigre no era una internación domiciliaria y que pudo haber tenido “más chances de sobrevida” si hubiera estado en una clínica.

Además, calificó al equipo médico como “deficiente”, “temerario” e “indiferente” ante la posibilidad cierta de su muerte.

“El equipo médico tratante se representó cabal y acabadamente la posibilidad del resultado fatal respecto del paciente, siendo absolutamente indiferentes a esa cuestión, no modificando sus conductas y plan médico/asistencial trazado, manteniendo las omisiones perjudiciales precedentemente apuntadas, abandonando ‘a la suerte’ el estado de salud del paciente”, sentenciaron los peritos en la última de las conclusiones y la que más complica a los imputados.

Veintidós fueron los peritos -11 oficiales y 11 de parte-, que se reunieron por primera vez el 8 de marzo en la sede la Policía Científica de La Plata para dar inicio a la junta que luego tuvo dos reuniones por semana vía Zoom para discutir y evaluar cada uno de los 24 puntos de pericia planteados por la fiscalía.

Todos ellos analizaron durante estos dos meses centenares de fojas con las conclusiones de la autopsia y los estudios complementarios a ella, historias clínicas, testimoniales y cientos de mensajes de texto y audio extraídos de los chats de los teléfonos de los imputados.

Aparte de Luque (39) y Cosachov (35), los otros cinco profesionales de la salud imputados en la causa son el psicólogo Carlos Ángel “Charly” Díaz (29); los enfermeros Dahiana Gisela Madrid (36) y Ricardo Omar Almirón (37); la médica que coordinaba la internación domiciliaria para la prepaga Swiss Medical, Nancy Forlini (52); y el coordinador de los enfermeros, Mariano Perroni (40).

Los 22 peritos que participaron de la junta médica:

La siguiente es la nómina de 22 peritos oficiales y de parte que integraron la junta médica que a lo largo de dos meses analizó las circunstancias de la muerte de Diego Armando Maradona y que el lunes se presentarán en la fiscalía a firmar en conformidad o disidencias el informe.

Los 11 peritos oficiales:

– Federico Corasaniti: jefe del Cuerpo Médico de San Isidro, encabezó la autopsia de Maradona y fue designado coordinador de la junta médica.

– Carlos Cassinelli: director de Medicina Legal de la Superintendencia de Policía Científica de la policía bonaerense. Participó de la autopsia.

– Agustín Grimoldi Vázquez: jefe de la morgue de San Isidro. Participó de la autopsia.

– Javier Grubisa: jefe de la morgue de La Plata. Participó de la autopsia.

– Gustavo Di Niro: jefe de cardiología del Hospital Central de San Isidro.

– Ramiro Larrea: jefe del servicio de clínica médica del Hospital Central de San Isidro. Docente de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

– Enrique Gallego: psiquiatra forense. Es exjefe del Cuerpo Médico de Morón de la Policía Científica.

– José Luis Covelli: psiquiatra forense. Jefe de la cátedra de Medicina Legal de la UBA.

– Carlos Damin: jefe de toxicología del Hospital Fernández y profesor titular de esa disciplina en la Facultad de Medicina de la UBA.

– Hernán Trimarchi: jefe del servicio de nefrología del Hospital Británico. Docente de la Universidad Católica Argentina (UCA).

– Fernando Cairo: subjefe de Trasplante Hepático en el Hospital El Cruce de Florencio Varela y miembro del servicio de Hepatología y Trasplante Hepático del Hospital Británico.

Los 11 peritos de parte:

– Antonio Martín Maya y Antonio José Maya (médicos legistas): por la defensa del neurocirujano Leopoldo Luque.

– Aníbal Areco (psiquiatra y médico legista) y Ricardo Iglesias (cardiólogo): por la defensa de Agustina Cosachov.

– Blanca Graciela Huggelmann (psiquiatra): por la defensa del psicólogo Carlos Díaz.

– Mariana Flichman (médica legista de Swiss Medical Group) y Guillermo López Ávila: por la defensa de la médica Nancy Forlini.

– Karina Catanzariti y Laura Fusca (psicólogas): por la defensa del jefe de enfermeros Mariano Perroni.

– Sergio Víctor Perrone (cardiólogo) y Mario Schiter (exmédico de Maradona, fue veedor en la autopsia): por el particular damnificado de las hijas Dalma y Gianinna Maradona.


Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *