Se entregó el empleado que estaba prófugo por la foto con Maradona en la funeraria

Actualidad
Compartir en

Diego Molina, el funebrero que se saco una foto junto al cuerpo de Diego Maradona, que estaba prófugo luego de que se allanara su domicilio se entrego acompañado de su abogada en la comisaria 15A de la Cuidad donde fue notificado de los cargos que se le imputan.

Una vez en la comisaría, al hombre le tomaron los datos filiatorios y teléfonos de contacto, tal cual se dispuso desde la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº 25, a cargo del doctor Roberto Maragliano. Tras ello, se retiró a su casa.

El rostro de Molina cobró relevancia después de que el abogado Matías Morla diera a conocer su identidad en redes sociales. “Es el canalla que se sacó una foto junto al féretro de Diego Maradona. Por la memoria de mi amigo no voy a descansar hasta que pague semejante aberración”, prometió el letrado que representaba al astro del fútbol argentino.

Luego de la viralización de las imágenes, el Cuerpo de Investigaciones Judiciales y la Fiscalía Contravencional Nº 25 iniciaron una investigación de oficio por el delito contemplado en el artículo 70 Contravencional de la Ciudad de Buenos Aires. Es decir, por profanar un cadáver.

En ese marco, La policía de la ciudad realizo tres allanamientos: uno en el lugar en el que se preparó el cuerpo, otro en la cochería y el restante en la casa de uno de los empleados que posó para las fotos junto a su hijo. Se trata de Claudio Ismael Fernández, de 48 años, y de Sebastián Ismael Fernández, su hijo de 18.


Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *