DESTACADAS Salud

Por la época se intensifican los cuadros de rinitis crónica y asma bronquial

Compartir en

La Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica dispuso cinco estaciones de conteo de pólenes en el país donde recolectan muestras, procesan y cuantifican datos para conocer su concentración y que los pacientes puedan determinar su relación con los síntomas de la rinitis crónica y el asma bronquial, afecciones respiratorias causadas por alergias recurrentes durante la primavera.

El presidente de la asociación, Pablo Moreno, afirmó en diálogo con Télam que “muchas veces los cuadros alérgicos se subestiman porque muchas personas se acostumbran a tolerar malas condiciones de vida y a convivir con rinitis que, además, causan molestias oculares y nos afectan hasta cuando dormimos”.

“Hay rinitis que son permanentes y están causadas por los ácaros del polvo, mientras que otras están vinculadas a cuestiones estacionales por el polen. Cuando se puede identificar que un paciente tiene rinitis, que la misma es alérgica y se puede precisar de qué tipo es, se puede avanzar con un tratamiento y mejorar la calidad de vida del paciente”, explicó.

En ese sentido, el médico añadió que la entidad “dispone de cinco contadores de polen en distintos puntos del país para saber qué tipo de polen está en cada momento en el medio ambiente y que las personas puedan tomar los recaudos correspondientes”.

“Los distintos tipos de polen pueden viajar en el viento hasta más de 400 kilómetros, por eso la Asociación dispuso contadores de polen en la Ciudad de Buenos Aires, Mendoza, Catamarca, Bariloche y Mar del Plata; y aspiramos a colocar otros en distintas ciudades”, añadió.

“El polen suele tener mayor presencia en el ambiente en las primeras horas de la mañana y en las últimas del día, es importante una buena limpieza doméstica y es recomendable el uso del aire acondicionado”, indicó.

El médico señaló que “entre el 70 y 90% de los casos de asma bronquial tienen origen en alergias, una enfermedad con riesgo de muerte para la que hay que adoptar las medidas preventivas necesarias”.

“El momento del año en el que estas alergias recrudecen es justamente cuando más se alientan las actividades al aire libre. De todos modos, los pacientes con alergias deben saber que estas enfermedades no deben impedir la realización de actividades físicas diarias, sobre todo en pacientes con asma”, completó Moreno.

La alergia es una respuesta anormal del sistema inmune que reacciona ante sustancias o agentes inocuos generando una reacción inflamatoria en piel y mucosas.

La forma de expresarse es con síntomas y signos que dan origen a la enfermedad alérgica, y según cual sea el órgano que afecte recibe su nombre: rinitis alérgica, si es en la nariz; conjuntivitis alérgica, si ocurre en los ojos; asma bronquial, si es en los bronquios; urticaria o dermatitis, si ocurre en la piel, a veces esta reacción puede ser sistémica y se denomina shock anafiláctico.

En el interior de los hogares, la pandemia provocó un aumento de la exposición a los alérgenos como ácaros o derivados de mascotas. Por eso, es muy importante la limpieza de las viviendas.

En el exterior es más difícil evitar el contacto de los alérgenos.

Es por ello, que el primer paso es la prueba de alergia y saber en qué lugar y en qué meses se encuentran en el ambiente para implementar las medidas preventivas.


Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *