Salud

Viróloga china insiste que el virus del COVID salió de un laboratorio.

Compartir en

Una viróloga china que tuvo que huír del país por las presiones del gobierno de su país porque se contara como se creó el virus, insistió que el origen fue un laboratorio chino.

Li-Meng Yan, que fue conocida a nivel mundial en julio cuando explicó que: “Sabían sobre el virus mucho antes de darlo a conocer. En diciembre, ya se conocía la enorme capacidad de contagio”, había alertado desde el extranjero.

La científica, que se especializaba en virología e inmunología en la Escuela de Salud Pública de Hong Kong, informó a las autoridades sobre el brote pero fue ignorada y silenciada. Entonces, por miedo a ser “desaparecida y asesinada”, luego de recibir amenazas, decidió huir del país.

Lejos de quedarse en puras palabras y conjeturas, volcó todas sus dudas sobre el COVID-19 y los motivos por los cuales asegura que el virus proviene de un laboratorio en un informe publicado en la plataforma digital Zendo.

“Características inusuales del genoma del SARS-CoV-2 que sugieren una modificación de laboratorio sofisticada en lugar de una evolución natural y delineación de su probable ruta sintética”, es el título de su investigación en forma de denuncia contra las autoridades chinas.

“Sabían sobre el virus mucho antes de darlo a conocer. En diciembre ya se conocía la enorme l origen natural, que está “ampliamente aceptada”, “carece de apoyo sustancial” y que, por el contrario, la teoría alternativa de que el virus puede provenir de un laboratorio de investigación “está estrictamente censurada en revistas científicas revisadas por pares”.

Más allá de esto, puntualiza: “El SARS-CoV-2 muestra características biológicas que son incompatibles con un virus zoonótico de origen natural. En este informe, describimos la evidencia genómica, estructural, médica y de la literatura que, cuando se considera en conjunto, contradice fuertemente la teoría establecida”.

“La evidencia muestra que el SARS-CoV-2 debería ser un producto de laboratorio creado utilizando los coronavirus de murciélago ZC45 y/o ZXC21 como plantilla y columna vertebral”, indica.

Y completa: “Sobre la base de la evidencia, postulamos además una ruta sintética para el SARS-CoV-2, lo que demuestra que la creación en laboratorio de este coronavirus es conveniente y se puede lograr en aproximadamente seis meses”.

La viróloga, con su trabajo, busca que se realice una investigación independiente sobre los laboratorios relevantes y que se elabore una mirada crítica a “ciertos datos publicados recientemente que se utilizaron para respaldar y afirmar un origen natural del SARS-CoV-2”.

Fuente: Agencias


Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *