Sociedad

Cuales son los motivos por los cuales tu perro te monta?

Compartir en

Los perros tienen su propia forma de expresarse, utilizando el lenguaje corporal en el momento de comunicar su estado de ánimo o percepciones sobre el entorno. Como tutores, también es nuestra responsabilidad conocer y respetar la naturaleza canina, así como aprender a comunicarnos de forma más eficaz con nuestros peludos.

No obstante, algunas conductas de los perros pueden resultárnos especialmente curiosas y hasta incómodas. Una de ellas es, sin lugar a dudas, el hábito de montar la pierna de su tutor o de otras personas, ya sea en el propio hogar e incluso en la calle.

En primer lugar, es fundamental que dejes de creer en los mitos relacionados con la dominancia en los perros.

Tu perro no está demostrando su dominancia cuando intenta montarte a ti o a otras personas.

Motivos porque un perro monta persona:

Ahora que ya sabemos que un perro no monta su tutor como un intento de dominancia, podemos enumerar las principales causas de este comportamiento. Empecemos:

1. Estrés o aburrimiento

Estas son las causas más frecuentes que explicarían “por qué mi perro quiere montarme”. Un perro que experimenta una rutina sedentaria y/o vive en un ambiente negativo puede desarrollar fácilmente síntomas de estrés y aburrimiento. Si no le ofreces paseos y actividades positivas a través de las cuales consiga gastar energía, tu can tratará de buscar vías alternativas para liberar la tensión, que eventualmente podrán ser montar tu pierna, un peluche, otros perros, etc.

Si tu perro demuestra un ímpetu constante de montarte, esta puede ser una señal de que está estresado o aburrido con su cotidiano, por lo que te aconsejamos aumentar la frecuencia o la duración de sus paseos y considerar iniciarlo en algún deporte canino, además de presentarlo juegos de inteligencia y enriquecer su ambiente para brindarle vías positivas y apropiadas de entretenerse.

2. Descubrimiento y autoestimulación sexual

La sexualidad de los perros continúa siendo un tabú en nuestra sociedad. Aún se suele pensar que el sexo en los animales aparece solo en términos de reproducción, lo que es un grave error. Si bien resulta un tema incómodo para algunas personas, hablar sobre la autoestimulación y el descubrimiento sexual en los perros es necesario para comprender su comportamiento y su naturaleza.

Los perros también pueden masturbarse o autoestimularse para obtener placer o alivio, así como para descubrir su propio cuerpo y expresar libremente su deseo sexual. Por supuesto, ello no significa que sean pervertidos o tengan problemas psicológicos, sino que se trata de la expresión pura y espontánea de la conducta sexual de su especie.

Si un perro monta otro perro o la pierna de su tutor, por ejemplo, ello no significa que el animal sea homosexual o tenga algún problema con su sexualidad, sino que simplemente necesita aliviar la necesidad de su organismo para sentirse mejor, o bien que está creciendo y quiere explorar su deseo sexual, lo que es esencial para su desarrollo físico y emocional.

Al igual que los bebes, los cachorros experimentan varias etapas a lo largo de su desarrollo sexual antes de llegar a la fase adulta, y es totalmente normal que sientan voluntad de explorar su propio cuerpo, en especial sus órganos reproductores.

3. Tu perro te monta como signo de alguna enfermedad

El estrés, la ansiedad y los comportamientos asociados a la sobreexcitación también pueden aparecer como síntomas de ciertos problemas de salud en los perros. En estos casos, la conducta de la monta suele aparecer de forma repentina y puede repetirse de forma excesiva en el cotidiano de can, que probablemente querrá montar prácticamente cualquier objeto o persona que se presente en su entorno.

Los problemas hormonales y las enfermedades autoinmunes son las condiciones que más comúnmente se asocian a este tipo de conducta, pero también es posible que la ejecución repetitiva e exagerada del movimiento de monta intente aliviar dolores provocados por infecciones urinarias y patologías óseas que afectan la porción posterior de su cuerpo, como la displasia de cadera.

Por esta razón, es esencial acudir al centro veterinario para confirmar la causa de dicha conducta y prevenir el avance de sus síntomas.

4. La monta como un problema de socialización

Un perro también puede querer montar su tutor u otros perros como consecuencia de una mala socialización, que lo ha llevado a asimilar esta conducta como una forma de interactuar con otros individuos. Este problema también puede aparecer con frecuencia en animales que tienen un historial de abusos físicos y emocionales, por lo que, si has adoptado recientemente un perro, es importante estar atento al desarrollo e estos hábitos irregulares de monta.

Así mismo, es posible que algunos canes asimilen erróneamente el comportamiento de monta como un juego, pudiendo llevarlo a cabo con su tutor, con perros e inclusive con otros animales. Además, la monta también puede aparecer durante una sesión de juegos muy activa o en situaciones que generan una sobreestimulación, especialmente en los cachorros y perros jóvenes.

5. Cuando la monta se convierte en estereotipia

Si tu perro intenta montar a tu pierna o a personas y objetos de forma compulsiva, puedes estar frente a una estereotipia, que se trata de un problema del comportamiento grave (similar al TOC en los seres humanos) y que puede incluso conllevar a la automutilación por la repetición incesante de ciertas conductas.

Por lo general, las estereotipias aparecen cuando el bienestar animal ya está gravemente comprometido, y/o cuando existe un historial de abusos. Por esta razón, no se debe ignorar este tipo de alteración en la conducta de nuestros perros y estar atento a sus necesidades. Y si observas algún comportamiento extraño, no dudes en recurrir a la ayuda de un etólogo canino.

¿Que hacer si mi perro me monta?

Como hemos visto, la monta en los perros tiene diferentes motivos y, para saber cómo actuar frente a esta conducta, necesitarás identificar su causa específica en tu peludo. En primer lugar, te aconsejamos llevarlo al veterinario para descartar cualquier problema de salud que podría estar relacionado a este comportamiento.

Descartadas as posible causas patológicas, necesitarás prestar atención a la rutina que brindas a tu mejor amigo, en especial en su actividad física y estimulación mental.

Así mismo, si observas que el hábito de monta se presenta de forma intensa y/o genera problemas de convivencia en el hogar, te recomendamos solicitar la ayuda profesional de un etólogo o educador canino, quienes te ayudarán a identificar la causa de esta conducta en tu mejor amigo y establecer pautas apropiadas para tratarla.


Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *