Sociedad

CEF Noticias | Cientos de personas en el Via Crucis porteño

Compartir en

via-crucis

Centenares de personas participaron del tradicional Vía Crucis en la Ciudad de Buenos Aires que contó con la novedad de que la cantante Patricia Sosa interpetó parte de la Misa Criolla al inicio de la procesión religiosa, mientras que el arzobispo de Buenos Aires Mario Poli bendijo el inicio y realizó la meditación final.

Como cada año, este viernes santo se realizó la recreación del Vía Crucis en la Ciudad de Buenos Aires, que organiza la Arquidiócesis porteña junto a la Dirección General de Cultos y la Subsecretaría de Coordinación y Promoción de Evento, en el marco de la celebración de Semana Santa.

La 14ta. edición del evento religioso se inició pasadas las 20:30 en Plaza Lorea, y tras la interpretación de la cantante en un escenario y acompañada de varios músicos, se inició la procesión que recorrió la Avenida de Mayo para culminar en la Catedral Metropolitana.

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli, que encabezó la ceremonia del Vía Crucis tuvo a cargo la meditación final.

La manifestación de fe fue encabezada por el Cristo del Buen Amor y la imagen de la Virgen Dolorosa, realizada en 1870 y los participantes llevaron en andas una cruz penitencial de 15 metros de largo con un peso de 130 kilogramos, como una expresión de solidaridad a Jesús y muestra de sacrificio.

Tal como ocurrió el año pasado, se sumó una cruz de iguales características con 140 luces, que transportaron jóvenes, como símbolo del papel que desempeñan en la construcción del futuro.

También se incorporó a la procesión la cruz penitencial para niños, en un mensaje de esperanza y unión para el país que viene.

Tras la procesión, durante la que se produjeron paradas por cada una de las estaciones que componen el Vía Crucis de Jesucristo para realizar reflexiones, rezos y plegarias, los fieles llegaron a la Plaza de Mayo.

Allí un grupo de actores recreó la crucifixión, en una escenografía instalada especialmente para el encuentro para luego efectuarse la ceremonia del entierro de Jesús que fue recibido en la escalinata de la Catedral donde estuvo expuesto para veneración de los fieles en el altar mayor.


Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *