Deportes

Argentina aplastó a Bolivia por 7 a 0 en Houston

Compartir en

argentina-bolivia

Argentina aplastó a Bolivia por 7 a 0 en Houston
La selección del Tata Martino ganó con dobletes de Messi, Lavezzi y Agüero y un gol de Angel Correa.

La diferencia fue abrumadora. El seleccionado argentino no encontró ningún escollo y con raptos de sus individualidades aplastó a una pobrísima Bolivia por 7 a 0 en Houston (Estados Unidos). El amistoso, preparatorio para las eliminatorias sudamericanas, dio la impresión que sirvió de poco. Quizás, para mostrarse a los que tienen menos rodaje con la celeste y blanca. Pero no mucho más que eso. Es poco lo que puede analizarse ante un adversario que no fue tal.

La presión alta del seleccionado del Altiplano para entorpecer la generación del juego argentino duró apenas un puñado de minutos. Vastó una pelota metida a las espaldas de los defensores para tirar cualquier intento por la borda. De los pies de Agüero desde tres cuartos de cancha salió el pase por elevación para Lavezzi, que la dominó frente al arquero Daniel Vaca y remató cruzado para el 1-0.

El entrenador del seleccionado argentino, Gerardo Martino, mantuvo el dibujo 4-3-3 de siempre, con Roberto Pereya de volante por derecha en los papeles, pero corriéndose en ocasiones hacia el centro, mientras que Milton Casco se proyectó varias veces por su costado.

En ese primer tiempo, Argentina tuvo la propiedad absoluta de la pelota, aunque sin tanta profundidad. A medida que se aproximó al área rival, careció de precisión, ya sea para combinar entre varios o meter el pase al vacío. Eso sí, las pocas veces que lo consiguió, quebró a la endeble estructura boliviana.

La doble pared que armaron Agüero y Lamela a los 32’ culminó con el toque sutil del delantero de Manchester City sobre la salida de Vaca para el segundo gol argentino. Al rato nomás, Nicolás Gaitán apresuró un tiro libre ante la inocencia de los bolivianos y Agüero la puso entre varios rivales para el zurdazo goleador de Lavezzi.

Sin brillar, la selección argentina se fue al descanso con una amplia ventaja. La jerarquía individual de Lavezzi y Agüero aparecieron en cuentagotas, lo suficiente ante rivales de escaso nivel, estableciendo una notoria diferencia en el resultado.

Argentina entró en un letargo hasta el primer cuarto de hora del segundo tiempo. Y en la primera aproximación seria, volvió a convertir. Lavezzi sacó un centro rasante desde la derecha y Agüero se la tocó sutilmente por encima del cuerpo de Vaca, que salió abajo a tapar. Un gol de un partido benéfico, dijo el relator Cristian Garófalo en la transmisión de TyC Sports. Una definición perfecta.

Para el conjunto argentino se trató de eso, de un entrenamiento con cierta formalidad. El flamante entrenador de Bolivia, Julio Baldivieso, había manifestado que este encuentro no estaba dentro de sus planes, y que ni siquiera había armado la lista del plantel. Para colmo, el presente del fútbol boliviano es muy pobre. Demasiada ventaja para el talento de los argentinos.

Encima, Martino mandó a la cancha a Lionel Messi y el rosarino no tardó en hacerse presente en el marcador. A 2’ de ingresar, le ganó por elevación a Raldes y le metió la cabeza al centro de Casco para el quinto gol.

La presencia de Messi le dio mayores bríos a la ofensiva argentina. Y fue la Pulga el que dejó desparramado a Vaca para estirar la cuenta.

Otro rosarino, Angel Correa, entró a los 81’ y 2’ más tarde anotó su primer gol con la selección. Fue el 7-0 de una práctica liviana ante un rival que llegó de última, un día antes del partido, y no ofreció resistencia. Cómo será que ni siquiera recibió una amonestación pese a ser goleado.


Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *