Policiales

Policiales: Jugador de Gimnasia denunciado por agresión en estación de servicio

Compartir en

agredido-gimnasia

Javier Mendoza, futbolista de Gimnasia y Esgrima La Plata, fue denunciado por haber golpeado el pasado miércoles a un hombre de 60 años, con el que mantuvo una fuerte discusión por un lugar en un surtidor de nafta.

La pelea se desató en una estación de servicio, ubicada en la entrada a la ciudad de La Plata, y los protagonistas fueron el jugador y un hombre de 60 años llamado Omar Podestá.

Según consta en la investigación judicial, Mendoza iba al médico con su pareja, embarazada de 12 semanas con pérdidas, y se habría adelantado al vehículo de Podestá, por lo que se inició la disputa. Luego, la esposa de Mendoza perdió el embarazo, según confirmó el DT de Gimnasia, Pedro Troglio.

javier-mendoza

“Le dije: ‘si querés, cagame a trompadas’, y me puso una trompada en el ojo que me mareó”, contó Podestá.
“Él (Mendoza) iba hacia el surtidor, pero hizo una maniobra y fue hacia otro. Yo me arrimé a su auto para hacerle una joda y él me dijo: ‘Andate porque te voy a cagar a trompadas’. Su mujer gritaba: ‘Estoy embarazada'”, contó Podestá, quien dijo ser hincha fanático de Gimnasia, en declraciones al diario local El Día.

“Me arrimé al auto y él bajó un poco el vidrio polarizado. Hasta ahí no sabía que era Mendoza el que manejaba. Le dije ‘te felicito’. Bajó un poco más el vidrio, me dio la mano y me dijo ‘gracias, gracias’. Ahí le dije ‘te compraste la estación’ y me contestó: ‘¿cómo?’. ‘Claro’, le dije, ‘si en semejante estación de servicio chocamos por tu maniobra, somos dos boludos y vamos a salir en el diario’”, agregó el hombre sobre la conversación que mantuvieron.

Y siguió: “Ahí le dije: ‘Si me querés cagar a trompadas, cagame a trompadas’, pensando que no iba a hacer nada. Y ahí me puso una trompada en el ojo que me mareó. No sabía si estaba en Miami, en Italia o dónde estaba. Salí corriendo, agarré un palo que estaba tirado a un costado, y ahí me pegó una piña al lado de la oreja y en la nuca. Quedé muy mareado y no sé qué más pasó”, finalizó su relato.


Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *