Lectores

Lectores: Modelo Porteño para el Proyecto Nacional

Compartir en

modelo-porteno-para

Creo absolutamente que Buenos Aires debe resurgir y que va a resurgir.

A pesar del resultado de la última elección porteña, a mi no me gusta como está Buenos Aires ni cómo está gobernada Buenos Aires.

Y se, también, que somos muchos los que pensamos lo mismo.

Somos muchos los que no queremos el gobierno de la neoderecha residual en nuestra Ciudad.

Cada vez somos más los que queremos una Buenos Aires…

Más justa; Más segura; Más ordenada; Más limpia; Más culta; Más educada; Más productiva; Más saludable; Más urbana; Más eficiente; Más humana; Más integradora; Más solidaria; Más autónoma; Más ecuménica; Más estética; Más descentralizada; Más hospitalaria; Más politizada y Más movilizada.

Se que a esta hora ya también son muchos los que votaron al candidato de la neoderecha residual y ya están arrepentidos. De hecho, y tal como lo dije en algún artículo anterior, el propio macrismo –si es que existe como tal ya que sólo eso me parece el PRO- no ha demostrado hasta el momento ser una fuerza consistente en la Ciudad de Buenos Aires, ya que en las primarias su candidato Pinedo tuvo un fracaso abrumador.

Y se que son muchos los arrepentidos porque vienen a verme y puedo confirmar que son muchos.

Cada vez son más por día los que vienen hasta mi oficina y me dicen que se han arrepentido de haber votado lo que han votado y que quieren corregir con su próximo voto el rumbo de neoderecha que ha tomado el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Cada día son más los que quieren poner fin al gobierno neoderechista de transición en la Ciudad de Buenos Aires. Porque quieren prosperidad, tranquilidad, seguridad, pero no quieren que su gobierno sea de derecha o que tenga una visión derechista de la vida.

Por eso creo en el Resurgimiento porteño, porque cada vez somos más los que estamos convencidos de que Buenos Aires debe resurgir.

Buenos Aires se lo merece. Por lo que es, por lo que fue y por lo que puede llegar a volver a ser esta Ciudad si está bien gobernada: Buenos Aires debe resurgir.

Nosotros nos lo merecemos. Por lo que fuimos los porteños como sociedad, por lo que tuvimos y perdimos, por lo que nos sacaron y quieren todavía sacarnos: Buenos Aires debe resurgir.

Nuestros trabajadores se lo merecen. Por la calidad de vida que perdieron, por las fuentes de trabajo que se cerraron por falta de políticas porteñas de fomento al comercio y a la industria, por el sistema porteño de transporte que los lleva todos los días a sus trabajos por debajo de los niveles de dignidad: Buenos Aires debe resurgir.

Nuestros empresarios y comerciantes se lo merecen. Por las empresas y negocios que perdieron o debieron cerrar defraudados por los programas de fomento estatal porteño, por los que ahora se quedaron afuera del círculo de amigos del poder que reciben todas las licitaciones y concesiones, por los proyectos empresarios y mercantiles que no pueden encarar por culpa de la falta de un programa de desarrollo porteño a largo plazo: Buenos Aires debe resurgir.

Nuestros médicos, nuestros maestros, nuestras enfermeras y nuestros empleados públicos se lo merecen. Por los despidos arbitrarios que vienen sufriendo durante esta gestión macrista, por las persecuciones y relocalizaciones compulsivas de las que están siendo objeto, por el maltrato y las faltas de respeto que están recibiendo por parte de las autoridades del actual gobierno: Buenos Aires debe resurgir.

Nuestros hijos, nuestros viejos, nuestros enfermos, nuestros locos queridos y nuestras familias se lo merecen. Por el destrato que sufren a causa de una gestión carente del más mínimo sentido de la humanidad y de la integración, por el descuido y el maltrato que desespera a nuestros viejos, por los hijos y los padres que no comen juntos o comen en comedores colectivos y comunitarios con programas insuficientes de asistencia por parte de un Ministerio de Acción Social ineficiente pero premiado con la Vicejefatura de Gobierno, por los que viven olvidados del actual Estado porteño y sobreviven gracias a la ayuda de las instituciones y entidades no gubernamentales: Buenos Aires debe resurgir.

Nuestros dirigentes barriales y comunitarios se lo merecen. Por el trabajo que hacen día a día en barrios e instituciones, por los dirigentes de a pie que ponen el pecho y la cara frente a la disconformidad y el hartazgo cotidiano de sus vecinos, por los hombres y mujeres abnegados y perseverantes de la Buenos Aires subcutánea, de la Buenos Aires que queda lejos, muy lejos, de la Plaza de Mayo: Buenos Aires debe resurgir.

No me cabe duda. Mi convicción es absoluta: Buenos Aires debe resurgir.

Y pensar en el modelo de Resurgimiento es la manera que yo mismo encontré para resistir, para fiscalizar, para pensar, para planificar, para movilizar y parar ordenar las ideas propias y ajenas para ver, programar y proponer la idea y la visión que tengo de una Buenos Aires mejor.

Por eso hablo de “Modelo” y de la importancia de trazar un “Modelo” a partir de una idea y una visión de progreso y de desarrollo.

El Resurgimiento consiste básicamente en cambiar el modelo vicioso y perjudicial del modelo neoderechista residual que actualmente gobierna Buenos Aires y sustituirlo por un Modelo virtuoso que sea:

Más popular (pero no populista),
Más nacional (pero no nacionalista con “z”),
Más político (pero no politiquero),
Más ideológico (pero no teórico),
Más humano (pero no paternalista),
Más participativo (pero no discursivo, sino con temas y objetivos concretos);

Es decir, el Resurgimiento (según yo lo concibo), consiste en construir un Modelo superador hecho por todos y para el beneficio de todos con el fin último de vivir en una Buenos Aires mejor.

Yo pienso el Resurgimiento como un Modelo con futuro, porque no nace de ninguna coyuntura, ni nace para ganar una sola elección, ni nace para presionar a un caudillo y exigirle un lugar para nosotros en una lista.

El Resurgimiento nace de una idea, de una visión y de la creencia en un Modelo mejorador, de progreso integral para nosotros y para la Ciudad en la que vivimos, en la que trabajamos y en la que necesitamos sentirnos cada día un poco mejor.

Esa es la idea, la visión y la fuerza motriz del Resurgimiento según yo lo entiendo.

Pero no quiero terminar estos apuntes sin dejar escrito, concretamente, cómo es básicamente el “Modelo” de Resurgimiento que yo quisiera ver en mi Ciudad de Buenos Aires, en nuestra Ciudad de Buenos Aires.

A mi entender, el Resurgimiento porteño es:

Un Modelo de ver, pensar, sentir, querer y gestionar
La Ciudad de Buenos Aires,
Que busca,
Desde una perspectiva de tercera posición,
Ideológica,
Participativa,
Planificada, y
Organizada:
El mejoramiento y el desarrollo de la Ciudad;
El progreso y el reflorecimiento de su industria, su comercio y sus servicios; y
El bienestar general de sus ciudadanos, sus residentes y sus transeúntes.

En suma, el “Modelo” del Resurgimiento porteño no se trata de otra cosa que de hacer cumplir, de poner en práctica y de que los gobiernos de la Ciudad sean fieles cumplidores y aplicadores de todas las prescripciones, derechos, garantías y políticas especiales contenidas en la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires desde su artículo 10 hasta su artículo 67.

Nada más, pero tampoco nada menos que eso. Que no es para nada poco.

Estimados y estimadas amigos y amigas porteños y porteñas:
En definitiva, después de todo lo que hasta aquí he escrito, no me queda sino una sola y última afirmación por hacer, porque creo que es una afirmación que las reúne a todas en una misma.

Tenemos que convencernos y convencer: Buenos Aires debe resurgir.
Repitámoslo una y mil veces: ¡Buenos Aires debe resurgir!

www.pensandobuenosaires.blogspot.com
www.actiweb.es/pensandobuenosaires


Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *