HIV ARGENTINA APLAZADA EN PREVENCIÓN: 1 de cada 4 por mil tiene el virus

CEF NOTICIA | 1 de cada 4 por mil tiene el virus en la Argentina, y aumentó la cantidad de infectados, pero, el país se destaca en su tratamiento antirretroviral

forros

Aunque la Argentina es uno de los países del mundo con mejor cobertura en el tratamiento a las personas con VIH, la cantidad de nuevos infectados con el virus aumentó en la última década con mayor rapidez que en la mayoría de las naciones de Latinoamérica.

En concreto, el 70 por ciento de los argentinos que viven con el virus de inmunodeficiencia humana (alrededor de 63 mil) recibe terapia antirretroviral para prevenir la progresión de la infección, mientras que a nivel global ese porcentaje sólo alcanza al 41 por ciento de los infectados.

Sin embargo, la otra cara de la moneda es que entre 2005 y 2015 las nuevas infecciones por VIH se incrementaron en el país un 7,8 por ciento, cuando en el promedio mundial se redujeron en un 0,67 por ciento.

Lo que esto implica es que, a la vez que la Argentina ha logrado grandes avances en materia de acceso al tratamiento antirretroviral, se evidencia un importante déficit a la hora de prevenir la transmisión del virus del sida.

Los datos provienen de un estudio publicado el martes en The Lancet HIV , elaborado por la red colaborativa Global Burden of Disease (Carga Global de Enfermedad), coordinada por el Instituto de Medición y Evaluación de la Salud (Ihme) de la Universidad de Washington en Seattle (Estados Unidos).

De sus resultados surge que mientras el país tiene la mayor cobertura en tratamiento antirretroviral de Latinoamérica, la cantidad de nuevas infecciones prácticamente se ha triplicado en la última década.

El estudio precisa, en efecto, que mientras en 2005 había 2.850 nuevas infecciones, en 2015 la cifra se elevó a 6.320.

La publicación advierte, además, que en esa década 74 países registraron incrementos en la tasa de nuevas infecciones (estandarizadas por edad), entre los que se incluyen, además de Argentina, México, Rusia, Egipto, Pakistán, Kenia, Filipinas y Camboya.

Algunas hipótesis

“Los datos son correctos y marcan que a pesar de las acciones y de los esfuerzos que se vienen realizando, hay un problema en materia de prevención”, aseguró el responsable del Programa Provincial de Lucha contra el VIH-sida e Infecciones de Transmisión Sexual, Julio Cohen, ante la consulta de La Voz .

“El incremento está vinculado sobre todo al mayor acceso al diagnóstico, pero también al aumento de casos que se registra en algunas regiones del país como el NOA, la Patagonia y Cuyo, que tienen la mayor tasa de diagnósticos por 100 mil habitantes”, explicó. Y precisó que mientras en Córdoba esa tasa es de 13 cada 100 mil habitantes y en el país 14,4, en el NOA asciende a 15 cada 100 mil, en tanto que en la Patagonia trepa a 17 cada 100 mil.

“Además, en el centro del país vemos que desde hace una década la epidemia está amesetada, pero no ocurre lo mismo en el resto de la Argentina”, aseguró el titular del Programa de VIH en Córdoba.

Según indicó, en la provincia, la cantidad de nuevas infecciones que se detectan al año está estabilizada desde hace unos siete años, en alrededor de 600 diagnósticos.

“En el promedio país, a su vez, hay unas seis mil nuevas notificaciones al año”, dijo.

Sobre el mayor acceso al diagnóstico, a su vez, indicó que mientras hasta hace algunos años alrededor de la mitad de los infectados con VIH en el país desconocía su condición, ahora a través de la incentivación del testeo voluntario el número ronda un 30 por ciento.

En otro orden, el experto puntualizó que hoy cuatro de cada mil jóvenes y adultos tienen VIH en la Argentina, al tiempo que señaló que la prevalencia es mucho mayor en el colectivo vulnerable: 34 por ciento en personas trans, 12 por ciento en hombres que tienen sexo con hombres, siete por ciento en usuarios de drogas inyectables y dos por ciento en trabajadoras sexuales.

En este contexto, Cohen afirmó: “Debemos reconocer que nos quedan muchos desafíos por delante, que requieren una política pública de Estado en salud, que nos permita alcanzar las metas 90.90.90 (en detección y cobertura y carga viral indetectable) fijadas por Onusida para el año 2020”.

Fortalecer las campañas de sensibilización para promover el uso del preservativo en las relaciones sexuales así como el testeo voluntario del VIH (que es gratuito y confidencial) se cuentan entre las principales medidas por tomar, según el experto. “Y también hay que garantizar el cumplimiento de la ley que dispone que debe haber educación sexual en las escuelas, que tiene impacto demostrado en la prevención”, destacó.

Usar preservativo y hacerse el test
Preservativo siempre. Previene la transmisión del VIH y de otras infecciones de transmisión sexual, y debe usarse en las relaciones sexuales durante todo el tiempo (por vía vaginal, anal u oral).

Testeo voluntario. Saber si se tiene el virus permite recibir tratamiento en forma oportuna, y durante el embarazo posibilita tratarse y así disminuir el riesgo de transmisión al bebé del 28 por ciento a menos del 0,5 por ciento.

Dónde testearse. El análisis es gratuito, voluntario y confidencial en los Centros de Prevención, Asesoramiento y Testeo. Hay uno el hospital Rawson (de 8 a 14).

En el país, el 90 % se infecta por vía sexual
28% de los diagnósticos de VIH que se hacen en Argentina son tardíos, lo que implica riesgo de no ser tratado a tiempo y de contagiar a otros.

5% es la cifra en el país de transmisión vertical (de madre a hijo), a pesar de que con detección y tratamiento el riesgo baja a menos de 0,5 %.

4 de cada mil jóvenes y adultos sexualmente activos tienen VIH en la Argentina, de acuerdo con datos del Programa Provincial de Lucha contra el Sida.

Advierten que las medidas fueron insuficientes
“Los hallazgos de este estudio para Argentina deben llamar la atención de las autoridades locales, ya que a pesar de las altas tasas de cobertura de tratamiento antirretroviral, es uno de los países de la región con el mayor aumento en la incidencia de la enfermedad y con sólo una leve disminución en sus tasas de mortalidad”, consideró Carlos Castañeda Orjuela, colaborador del Estudio Global de la Carga de Enfermedad.

“Por un lado –explicó– los casos prevalentes vienen aumentado porque los pacientes con VIH ahora viven más gracias a la cobertura y efectividad de los tratamientos antirretrovirales

“Pero por otro, el aumento en el número de casos nuevos implica que las medidas de prevención están siendo insuficientes para detener la expansión de la enfermedad”, alertó.

Al respecto, el experto subrayó que se deben intensificar esas medidas en las poblaciones más vulnerables identificadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.